El Camilo Sesto ecuatoriano "con el alma herida" por su ídolo

La música del icónico artista seguirá viva en el corazón de sus seguidores andinos.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    El Camilo Sesto ecuatoriano

    El Camilo Sesto ecuatoriano.

    (Publicado lunes 9 de septiembre de 2019)

    Guayaquil, Ecuador - Un cantante ecuatoriano mantiene vivo el legado de Camilo Sesto tras su fallecimiento el pasado domingo. Se llama Roberth Ordóñez Jadán y ha demostrado que la música del icónico artista español seguirá viva en el corazón de sus seguidores andinos.

    "Con el alma herida", el popularmente conocido en Ecuador como "Yo me llamo Camilo Sesto" lloraba la muerte de su ídolo con una presentación en la que estuvo presente Efe en una céntrica plaza de Guayaquil, en la que entonó alguna de sus canciones más emblemáticas.

    "Me di cuenta de que quería dedicarme al canto desde muy niño", explicó Ordóñez, un lojano que, mientras otros de su edad jugaban a la pelota, en su infancia él se quedaba en casa viendo vídeos de actuaciones de Sesto en cintas VHS.

    "Verle era mi mayor hobby" y agregó que a una corta edad se ponía frente al espejo para imitarle y reproducir sus "baladas románticas".

    El artista ecuatoriano se consagró con Camilo Sesto el año pasado en la quinta temporada del popular concurso de televisión "Yo me llamo... Ecuador", en el que interpretó repetidamente a su fuente de inspiración española hasta ganarlo con canciones como "Algo de mí", "Con el viento a tu favor" o "Melina".

    En la final, derrotó a un rival que imitaba al argentino Gustavo Cerati, vocalista del grupo Soda Stereo.

    "El lenguaje de la música es universal, el amor es universal, y la música de Camilo Sesto es amor, es fidelidad, es pareja, es todo lo bonito y yo creo que al país le gustó eso", valoró sobre su victoria en ese programa, transmitido por el canal Teleamazonas.

    A lo largo de su carrera, Sesto visitó Ecuador en varias ocasiones, las últimas en 2015 y 2008, pero su música echó raíces en este país con sus primeros conciertos a partir de 1974.

    Ordoñez, que apunta a la eternidad de Sesto, señala que el aporte a la música de este icono ha sido inmenso: "Sigue y seguirá siendo un grande de la balada durante generaciones".

    "No hay cantante que haya compuesto canciones tan lindas, tan románticas y llenas de amor como él", subrayó.

    De apenas 26 años, el ecuatoriano tuvo este lunes su día de gloria con interpretaciones toda la mañana en uno de los principales canales locales de la televisión, en el que se evocó la figura del fallecido Sesto como si de un artista ecuatoriano se tratara.

    Vestido de traje blanco y con un "look" que recordaba a su "mentor", Ordóñez asegura que "Sesto siempre será la persona, el músico ideal al que imitar", y que siguiendo "sus influencias y bases" se centrará ahora en producir su propia música.

    Para este joven ecuatoriano, que se ha ganado la vida imitando a Sesto, todas las personas "heredan" algo del artista español, y asegura que no es el único ecuatoriano que trabaja con sus partituras y letras.

    Para él no obstante, que creció "cantando música nacional", las baladas de Sesto fueron una forma de superar su "timidez".

    "Siempre fui una persona bien tímida y reservada. No hablaba mucho pero cuando me subía a un escenario, era otra persona, era diferente".

    Preguntando por Efe sobre las sensaciones desde que se conoció el fallecimiento de su ídolo, Ordóñez dice sentir "mucha tristeza" y que es "como haber perdido a un ser muy cercano en mi vida".

    "Así que, como dice su canción, 'Algo de mí se va muriendo'", concluye.