Misterio: ¿cómo está el astro mundial del automovilismo?