De tragedia en el Gran Cañón, un milagro brota entre las llamas