Decenas entran a iglesia convertida en monumento tras masacre