El “crucero más grande del mundo” llega finalmente a su puerto base