El reo hispano al que la muerte lo persigue desde hace 16 años