Así se ven Harry y Meghan tras 22 horas de vuelo