El equipo invicto contra la “maldición” que pesa sobre su técnico