Sangrienta incógnita tras masacre de cuatro niños