Los ataques del 9-11 y cómo cambiaron al mundo

Los atentados que dejaron miles de muertos sacudieron Estados Unidos y el mundo.

28 fotos
1/28
Getty Images
2/28
EFE
Hace 17 años, la soleada mañana neoyorkina se tornó un infierno con las Torres Gemelas en llamas mientras en el Pentágno se estrellaba otro avión y otro caía en un campo en Pennsylvania. Aquí, repasamos cómo el mundo jamás volvió a ser el mismo tras aquel martes 11 de septiembre del 2001.
3/28
EFE
Aquel martes soleado, dos aviones, uno de American Airlines y el otro de United Airlines, impactaron en ambas torres, las que en cuestión de poco más de dos horas, se desplomaron, junto a varios edificios a su alrededor.
4/28
Getty Images
El horror se apoderó de Manhattan, mientras el mundo entero seguía los increíbles hechos en vivo, en pantallas de TV.
5/28
Getty Images
Se estima que en las torres y el área afectada, murieron 2,606 personas, muchas de las cuales eran trabajadores que hacía minutos habían comenzado su jornada laboral.
6/28
Getty Images
Bomberos, personal de seguridad, voluntarios, autoridades federales y locales, comenzaron a trabajar en pos del rescate de sobrevivientes. Mientras, los testigos no podían creer lo que veían.
7/28
Getty Images
Pero Nueva York no era el único blanco del terrorismo. El Pentágono, el corazón del poderío bélico de Estados Unidos, fue atacado de manera similar, con un avión comercial con pasajeros.
8/28
Getty Images
Está confirmado que allí murieron 125 personas, la mayoría, personal de las fuerzas armadas y empleados civiles. Otro avión, que también había sido secuestrado, se estrelló en un campo en Pennsylvania. En total, en aquel fatídico martes murieron 2,996 personas, incluidos los 19 secuestradores de los aviones.
9/28
Getty Images
Los ataques concitaron la atención del mundo entero. Era la primera vez que fuerzas foráneas atacaban Estados Unidos en su suelo continental.
10/28
Getty Images
La palabra terrorismo cobró un nuevo significado tras los ataques. De a poco, el mundo aprendía a convivir con la nueva realidad.
11/28
Getty Images
El presidente de entonces, George W. Bush, se dirigió al país horas después de los ataques en un intento por traer calma a la nación y al mundo.
12/28
Getty Images
A horas de los ataques, comenzaron las especulaciones sobre los responsables. Donald Rumsfeld, secretario de Defensa, empezó a trabajar con su círculo de colaboradores para dar una respuesta a los ataques.
13/28
Getty Images
La secretaría de Justicia estaba a cargo de John Ashcroft, quien más tarde sería un eje central en la puesta en marcha de polémicas medidas tendientes al mantenimiento de la seguridad y a la detención de sospechosos.
14/28
Si bien el líder terrorista Osama bin Laden había negado participación en un principio, en diciembre de 2001 se difundió un video donde reconoció que era el cerebro de los ataques.
15/28
Getty Images
Osama bin Laden, miembro de una acaudalada familia saudita, había participado en la lucha contra los invasores rusos en Afganistán, a fines de los setentas. Era integrante de la guerrila conocida como Mujajedin, que recibía fondos de Estados Unidos en su lucha contra las fuerzas rusas.
16/28
John MacEnulty
Tras los ataques, bin Laden reafirmó el lanzamiento de la 'guerra santa' contra Estados Unidos porque consideraba injusto su apoyo hacia Israel, país al que consideraba enemigo de las naciones árabes. Bin Laden fue abatido el 2 de mayo de 2011 en Pakistan.
17/28
Getty Images
El 2 de octubre de 2001, menos de un mes después de los ataques, Estados Unidos y países aliados, invadieron Afganistán para dar con Osama bin Laden, el principal sospechoso de los ataques.
18/28
Getty Images
En marzo de 2003, Estados Unidos invadió Irak ya que acusaba a su presidente, Saddam Hussein, de poseer armas de destrucción masiva, lo que años más tarde fue desmentido y reconocido hasta por el propio gobierno norteamericano. Hussein fue ajusticiado el 30 de diciembre de 2006.
19/28
Estados Unidos se veía de esta manera, involucrado en dos guerras simultáneas, las que comenzaron a tener su costo, financiero y humano. Se estima que murieron un total de 3,490 soldados en Afghanistan y cerca de 4,500 en Irak. Las cifras de civiles varían, pero podrían alcanzar cientos de miles en ambos países.
20/28
Getty Images
Mientras las guerras cobraban vidas y causaban estragos, en Estados Unidos la vida dejó de ser la misma. Tomar un avión se convirtió en una odisea gracias a los fuertes controles de seguridad que aún hoy perduran.
21/28
Getty Images
La presencia de soldados, policías y miembros de la Guardia Nacional comenzó a ser parte de la escenografía urbana en las grandes ciudades.
22/28
Getty Images
De repente, la vida en Estados Unidos ya no era la misma. Y todo cambió, como en el resto del mundo.
23/28
Getty Images
Se estima que un total de 2.5 millones de soldados norteamericanos fueron enviados a Afganistán e Irak durante los años de guerra. Un tercio de ése número, fue enviado más de una vez, según la cadena de diarios McClatchy.
24/28
A medida que pasaba el tiempo, Estados Unidos comenzó a llevar adelante masivas detenciones de sospechosos de los ataques terroristas, a quienes encarcelaron en la prisión de Guantánamo, ubicada en un terreno en la isla de Cuba.
25/28
Getty Images
Cientos de sospechosos fueron alojados en Guantánamo, sin acusaciones formales. Mientras, las fuerzas terroristas se involucraban en cruentos ataques contra la fuerzas de la coalición.
26/28
Getty Images
En Estados Unidos, grupos musulmanes se organizaron para contrarrestar tendencias antimusulmanas, marcadas por actos intimidatorios.
27/28
Getty Images
Las cosas se fueron atenuando aunque por estos días, aún persiste algo de ese temor inicial, basado en el miedo hacia lo distinto. Muchos musulmanes en Estados Unidos y el mundo, por ejemplo, han salido al frente, denunciando la violencia de los grupos terroristas como ISIS, que causa estragos en distintas partes de mundo. Te puede interesar: Las diferencias entre el Islam y ISIS
28/28
Getty Images
Lo que supo ser caos, muerte y destrucción, es hoy el sitio donde se erige Freedom Tower, un símbolo de la resistencia norteamericana al fracaso. A 17 años de aquel nefasto día, el mundo sigue su curso, aunque ya no es el mismo. Te puede interesar: Cómo mataron al cerebro de los ataques, bin Laden
Contáctanos