A ejecución por matar a policía de SA

A ejecución por matar a policía de SA

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    A ejecución por matar a policía de SA
    Telemundo San Antonio
    En una declaración a los detectives, Garza culpó a Riojas por el tiroteo.

    HUNTSVILLE, Texas - Manuel Garza Jr. ya tenía antecedentes penales y era buscado por órdenes de arresto pendientes cuando un oficial de policía que trabaja en un equipo especial enfocado en delitos contra la propiedad lo detuvo en un complejo de apartamentos en San Antonio en 2001.

    "Yo sabía que se iba a encontrar las órdenes de arresto y yo no quería ir a la cárcel, por lo que sólo corrí", Garza, quien tenía 20 años en ese momento, diría más tarde.

    El oficial John "Rocky" Riojas saltó de su patrulla, dejando la puerta abierta y el motor en marcha, y persiguió a Garza en un laberinto de pasillos en el complejo. Después que Riojas atrapó a Garza, un testigo vio a Garza poner sus manos en el arma de Riojas durante una lucha que dejó al oficial de 37 años muerto de un disparo en la cabeza.

    Garza está programado para ser ejecutado la noche del miércoles por la muerte de Riojas. Garza, de 35 años, sería el sexto asesino convicto condenado a muerte este año en Texas, estado que lleva a cabo la pena de muerte más que cualquier otro estado. Él sería el primer preso ejecutado con una nueva fuente pequeña de pentobarbital recientemente obtenida por los funcionarios de prisiones de Texas.

    [Texas consigue más inyecciones letales]

    Si otras dos inyecciones letales fijadas para este mes se llevan a cabo, los funcionarios una vez más habrían agotado el suministro del medicamento para las ejecuciones en ese estado. Después de eso, Texas tendrá que reponer el medicamento que cada vez es más difícil de obtener o encontrar un nuevo producto químico como un reemplazo para manejar al menos tres ejecuciones más en el calendario a partir del próximo mes.

    No había apelaciones finales pendientes en los tribunales en el caso de Garza el martes. La Corte Suprema de Estados Unidos se negó a revisar su caso el año pasado.

    Garza fue detenido el día siguiente a la balacera ocurrida el 2 de febrero del 2001. Las pruebas demostraron que Garza huyó de la escena con el arma de Riojas y vendió la Glock calibre .40 a un pariente que luego trató de venderla a un informante de la policía después de enterarse por reportes televisivos de que el arma del agente estaba desaparecida. El informante alertó a las autoridades, quienes vincularon la pistola semiautomática a Garza.

    En una declaración a los detectives, Garza culpó a Riojas por el tiroteo.

    "Realmente creo que esto fue culpa del policía", dijo. "No veo por qué quería sacar su arma".

    Él pidió justicia y que los tribunales "por favor tengan misericordia de mí y me den el beneficio de la duda."

    "No me crié bien", agregó.

    [Relacionado: Texas ejecuta a Kent Sprouse]

    Los abogados defensores argumentaron que Garza, cuyo récord criminal comenzó a los 14 años, era un producto de la negligencia infantil y el abuso.

    Bill Pennington, uno de los fiscales del condado Bexar a cargo del caso, dijo que una parte clave del juicio se centró en los esfuerzos de defensa para caracterizar el tiroteo como accidental.

    "No fue una cuestión de si lo hizo o no", dijo Pennington semana pasada.

    Un jurado del condado Bexar deliberó unas tres horas antes de condenar a Garza. En la fase de castigo del juicio, los fiscales llamaron a unos 60 testigos durante dos días para detallar el largo historial criminal de Garza que incluían robos, hurtos, escape de la custodia y liderar a la policía en una persecución en un coche robado.

    Pennington dijo que Riojas fue "un hombre que todo el mundo conocía y todo el mundo respeta."

    "Todos los miembros de la policía sintieron como si su corazón hubiese sido arrancado de ellos cuando él murió", dijo el fiscal.