Cicatrices de una masacre: víctimas recuerdan el terror

La pequeña comunidad de Sutherland Springs se recupera del tiroteo que marcó al mundo.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Sobrevivintes de tiroteo en iglesia sanan heridas

    Cada vez que surgen detalles sobre la masacre en una iglesia de Sutherland Springs, los afectados aseguran prefieren no prestarle atención y seguir su camino a la recuperación. (Publicado jueves 24 de mayo de 2018)

    SUTHERLAND SPRINGS, Texas – Tras salir a la luz un video en el que el atacante de Sutherland Springs habla sobre lo que posiblemente lo orilló a cometer la peor masacre en Texas, sobrevivientes del aterrador tiroteo aseguran que prefieren no pensar en él y seguir con su recuperación.

    “Me gustaría que lo dejaran ir. Ese es uno de los problemas de todo…poner su rostro en la televisión”, dijo Stephen Willeford, quien es considerado un héroe por confrontar al sospechoso al verlo disparando en First Baptist Church.

    Devin Patrick Kelley, de 26 años, entró a la iglesia el 5 de noviembre, 2017, y abrió fuego contra los asistentes, matando a 26 personas y dejando a otras 20 heridas – incluyendo niños – antes de quitarse la vida al verse perseguido por Willeford y otro testigo.

    En su grabación, Kelley dijo: “creo que cuando estás bajo mucho estrés, a veces, ya sabes, no puedes soportarlo más, y haces cosas inimaginables que de otra manera no haría, como pegarle a un bebé”.

    El video corresponde a una declaración que el atacante dio ante un juez tras ser acusado por violencia doméstica, cinco años antes de la balacera en Sutherland Springs.

    Sin imaginarse de lo que ocurriría después, Kelley terminó diciendo: “sólo espero el día, mi último día, cuando sea que sea, cualquier fecha que sea, que sólo Dios puede perdonarme”.

    Joaquín Ramirez presenció la masacre, su esposa recibió un balazo en un hombro, y los recuerdos de aquel día aun lo aterrorizan.

    “Lo que más me duele a mí es que lloraban mucho los niños y desgraciadamente, no se podía hacer nada. Los niños son inocentes”, recordó Ramirez. “A mí me ha costado mucho, pero siempre le pido a Dios”.

    Rosa Sosa, esposa de Ramirez, dijo: “tiene uno que seguir adelante. Quiero seguir adelante y que cambie mi vida. Quiero entregarme más a Dios”.

    Y mientras los más afectados por el tiroteo en Sutherland Springs buscan sanar sus heridas físicas y mentales, los planes para construir una nueva iglesia avanzan a pasos agigantados y se espera que ésta abra la primavera de 2019.

    ¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook, Instagram o Twitter y descarga la aplicación de Telemundo San Antonio en iTunes Store o en Android Market completamente gratis. Donde quieras. Cuando quieras.