Deportados no recuperan sus pertenencias

Inmigrantes deportados no recuperan pertenencias de estados unidos

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Inmigrantes deportados no recuperan pertenencias

    Muchas de las personas que son deportadas no tienen un lugar donde vivir en sus países. (Publicado jueves 11 de diciembre de 2014)

    ARIZONA - Aproximadamente la tercera parte de los inmigrantes deportados por la frontera entre Estados Unidos y México no recuperan las pertenencias que les quitaron al arrestarlos, indicó el miércoles un grupo humanitario.

    La organización No More Deaths (No más muertes), con sede en Tucson, Arizona, dice que la estadística muestra un riesgo para los inmigrantes, que con frecuencia pierden dinero o tarjetas de identificación y se quedan sin fondos para regresar a México.

    Los inmigrantes enjuiciados bajo la Operación Streamline tienen más probabilidades de perder sus pertenencias. Ese programa exige que los detenidos que cruzan la frontera sin autorización sean enjuiciados por lo penal en vez de en un tribunal civil.

    No More Deaths dice que las autoridades de inmigración y los centros de detención carecen de un sistema adecuado para rastrear artículos personales y dinero en efectivo y, en algunos casos, los inmigrantes acusan a los agentes de la Patrulla Fronteriza de robarles.

    Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) refutaron la evaluación del grupo de ayuda humanitaria, y dicen que cuentan con normas para asegurar que se devuelvan las pertenencias y que cualquier queja de artículos faltantes es investigada a fondo.

    "Cualquier conducta ilegal por parte de empleados del DHS es totalmente incongruente con nuestros valores y los estándares de conducta más elevados que se esperan de todos los empleados del DHS", dijo la portavoz Marsha L. Catron. "El DHS se toma muy en serio las acusaciones y, si se encuentra que están fundamentadas, siempre tomará medidas disciplinarias adecuadas"

    El informe se basa en casi 1,500 casos de entre 2011 y 2014, así como 165 entrevistas efectuadas por la Universidad de Arizona.