Niegan solicitud de posponer ejecución de Cárdenas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Niegan solicitud de posponer ejecución de Rubén Cárdenas

    Rubén Cárdenas Ramírez lleva encarcelado más de dos décadas por el asesinato, violación y secuestro de su prima que ocurrió en la ciudad de Edinburg. (Publicado miércoles 8 de noviembre de 2017)

    Rubén Cárdenas Ramírez, un hombre mexicano que lleva más de dos décadas preso por el asesinato, violación y secuestro de su prima, está en espera de su ejecución.

    El Gobierno de México intentó evitar su muerte alegando que Estados Unidos violó sus derechos consulares. Sin embargo, la Junta de Perdones de Texas en un voto unánime decidió negar la solicitud para posponer su ejecución.

    Autoridades mexicanas reiteraron que no pretendían condonar el delito, pero sí juzgar el proceso que llevó a Cárdenas Ramírez a realizar una confesión auto incriminatoria en febrero de 1997.

    Mexicano que violó y mató a prima, con los minutos contadosMexicano que violó y mató a prima, con los minutos contados

    De acuerdo a funcionarios del gobierno mexicano, durante el arresto de Cárdenas hubo varias irregularidades.

    “En el interrogatorio, la policía nunca le informó al señor Cárdenas de sus derechos de Miranda. Se le debería de haber asignado un abogado,” aseguró el embajador Jacob Prado, director general del Programa de Protección a Mexicanos en el Exterior.

    Sobreviviente: "Todavía escucho los gritos de los niños"Sobreviviente: "Todavía escucho los gritos de los niños"

    Sobrevivientes de la masacre en una iglesia de Texas contaron cómo intentan reponerse del trauma vivido.

    (Publicado miércoles 8 de noviembre de 2017)

    Según un consular jurídico, desde el año 2000 se creó un programa de atención a los mexicanos enfrentando la pena de muerte en las cárceles de Estados Unidos, cuya iniciativa ha servido de intervención en cientos de casos.

    Aunque las esperanzas se agotan para los familiares de Cárdenas Ramírez, aún existe la posibilidad de que la ejecución programada en Huntsville el 8 de noviembre se retrase 30 días por decisión ejecutiva del gobernador de Texas, Greg Abbott.