sutherland springs

La Fuerza Aérea deberá pagar más de $230 millones a víctimas de masacre en iglesia

Un juez federal determinó que la Fuerza Aérea era mayormente responsable por la masacre al no incluir los antecedentes violentos del atacante en una base de datos, lo que le habría impedido comprar armas de fuego.

Telemundo

SAN ANTONIO – La Fuerza Aérea de Estados Unidos debe pagar más de $230 millones en daños a los sobrevivientes y las familias de las víctimas de una masacre en una iglesia de Texas en 2017 por no señalar una condena que podría haber impedido que el atacante comprara legalmente el arma utilizada en el tiroteo, dictaminó un juez federal en San Antonio el lunes.

Más de dos docenas de personas murieron, incluidos ocho niños, cuando Devin Patrick Kelley abrió fuego durante un servicio dominical en la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs. Kelley, quien murió aparentemente de una herida de bala autoinfligida después de que dos hombres que escucharon los disparos en la iglesia le dispararan y lo persiguieran, había servido en la Fuerza Aérea antes del ataque.

El juez de distrito de Estados Unidos, Xavier Rodríguez, dictaminó en julio que la Fuerza Aérea era “responsable en un 60%” del ataque porque no presentó la condena por agresión de Kelley durante su tiempo en la Fuerza Aérea a una base de datos nacional.

Un registro de la corte marcial de la Fuerza Aérea dice que Kelley se declaró culpable de múltiples especificaciones de agresión, incluido golpear a su esposa, asfixiarla con las manos y patearla. También fue condenado por golpear a su hijastro en la cabeza y el cuerpo “con una fuerza capaz de producir la muerte o lesiones corporales graves”.

En 2012, varios meses antes de su condena en el caso de violencia doméstica, Kelley escapó brevemente de un centro de salud mental en Nuevo México y se metió en problemas por llevar armas a una base militar y amenazar a sus superiores allí, según indican los informes policiales.

Los agentes fueron llamados a la casa de Kelley en New Braunfels en junio de 2013 por el caso de violación e investigaron durante tres meses, dijo el alguacil del condado de Comal, Mark Reynolds. Pero aparentemente dejaron de investigar después de creer que Kelley se fue de Texas y se mudó a Colorado. Reynolds dijo que el caso fue catalogado como inactivo.

Según las reglas del Pentágono, se supone que la información sobre las condenas del personal militar en delitos como agresión debe enviarse a la División de Servicios de Investigación de Justicia Criminal del FBI para su inclusión en la base de datos del Centro Nacional de Información Criminal.

Por razones no especificadas, la Fuerza Aérea no proporcionó la información requerida sobre Kelley.

Los abogados de los sobrevivientes y familiares de los asesinados habían pedido $418 millones, mientras que el Departamento de Justicia propuso $31.8 millones. Jamal Alsaffar, el abogado de Austin que dirigió el equipo legal de los demandantes, se mostró complacido con el fallo del juez.

“Estas familias son los héroes aquí. Si bien ninguna cantidad puede recuperar las muchas vidas perdidas o destruidas a manos de la negligencia del gobierno, su valentía para obtener este veredicto hará que este país sea más seguro al ayudar a garantizar que este tipo de falla gubernamental no vuelva a ocurrir en nuestro país”, dijo.

Los mensajes dejados el lunes por The Associated Press al Departamento de Justicia y la Fuerza Aérea no fueron respondidos de inmediato.

Los aproximadamente 80 reclamantes incluyen familiares de los asesinados y 21 sobrevivientes y sus familias. Las autoridades establecieron el número oficial de muertos en 26 porque una de las 25 personas fallecidas estaba embarazada.

Contáctanos