Pasajero grabó cómo se estrelló avión de Aeroméxico

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Pasajero capta cuando se estrella su avión en México

    Captó todo en video uno de los más de un centenar de pasajeros y tripulantes de un avión de Aeroméxico que sobrevivieron al accidente ocurrido al despegar del aeropuerto de Durango, en el norte de México. Por lo menos 98 resultaron con lesiones y 49 de ellos recibieron atención hospitalaria.

    (Publicado miércoles 1 de agosto de 2018)

    Los pasajeros y los funcionarios dicen que una fuerte ráfaga de viento golpeó el avión de Aeroméxico en el despegue, momentos antes de que se estrelló, dejando a los que estaban a bordo con apenas unos minutos para evacuar el avión en llamas.

    La aeronave intentó despegar de la ciudad de Durango en una tormenta severa el martes, pero cayó de bruces en un campo cercano. Con los motores desprendidos, comenzó a arder.

    "Fue muy, muy feo", dijo Lorenzo Núñez, un pasajero de Chicago que huyó del avión con sus dos hijos y esposa. "Se quemó en cuestión de segundos", afirmó.

    Los sobrevivientes dijeron que el avión Embraer 190 estalló en llamas justo después de tocar tierra. "Sentimos que las llamas venían rápidamente ... había mucho humo", dijo Jaquelin Flores al periódico El Sol.

    Rómulo Campuzano, jefe de un partido político en el estado de Durango que estaba en el avión, dijo a Foro TV que ambas alas estaban en llamas cuando salió corriendo del avión.

    El gobernador del estado de Durango, José Aispuro, dijo que una ráfaga de viento golpeó el vuelo AM2431, que se dirigía a la Ciudad de México en el momento en que despegaba de la pista, lo que obligó al piloto a abortar el despegue.

    Los pasajeros afirmaron que escucharon un fuerte ruido cuando el ala izquierda del avión se estrelló contra el suelo y ambos motores se soltaron. El avión se mantuvo en pie y los toboganes de escape se activaron.

    Todos los 97 pasajeros y cuatro miembros de la tripulación lograron salir del avión, pero el piloto resultó gravemente herido.

    Cerca de 49 personas fueron hospitalizadas con lesiones. Algunas personas tuvieron quemaduras en una cuarta parte de sus cuerpos, dijo el vocero del Ministerio de Salud del estado de Durango, Fernando Ros. Aispuro dijo que se esperaba que todos vivieran.

    Un sacerdote de Illinois estaba en el avión. La Arquidiócesis Católica Romana de Chicago dijo que el reverendo Esequiel Sánchez sufrió algunas lesiones, pero que estaba alerta y descansando.

    Aispuro dijo que era demasiado pronto para especular sobre la causa del accidente. La falla mecánica y el error humano podrían ser factores, pero ciertamente el clima no fue favorable. El fuerte viento y la fuerte lluvia con granizo azotaron la ciudad de Durango e incluso dañaron los hangares del aeropuerto.

    "Lo más importante en la gravedad de un accidente de esta naturaleza es que no hubo muertes, eso es lo que más nos anima", dijo Aispuro en una conferencia de prensa.

    Después del accidente, varios pasajeros se alejaron del avión antes de que llegaran los primeros auxilios. Algunos buscaron ayuda médica, mientras que otros corrieron a sus seres queridos. Los oficiales pasaron la mayor parte de la tarde rastreando a los sobrevivientes para asegurarse de que todos fueran contados.

    El presidente ejecutivo de Aeroméxico, Andrés Conesa, describió el día como "muy difícil" y acreditó la reacción oportuna de la tripulación y los pasajeros por la falta de víctimas mortales.

    Conesa dijo que entre los pasajeros había 88 adultos, nueve niños y dos bebés, y el equipo consistía en dos auxiliares de vuelo y dos pilotos.

    Dijo que el avión había sido enviado para mantenimiento en febrero y que la tripulación estaba descansada, habiendo comenzado su día de trabajo en Durango.