Incidencias empañan primer día de polémica consulta

López Obrador llama a votar sin miedo en la consulta por aeropuerto.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Incidencias empañan primer día de polémica consulta
    EFE
    El presidente electo acudió a votar en la consulta para definir si su gobierno cancela o no la obra del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

    El primer día de cuatro asignados para una consulta ciudadana que definirá el futuro del cuestionado nuevo aeropuerto viró del apoyo al escepticismo y la desilusión, por lo desorganizado y la falta de confianza en el ejercicio de democracia participativa.

    A lo largo del día, a través de redes sociales y medios de comunicación, se compartieron infinidad de videos y testimonios que muestran a un ciudadano votando en tres o cuatro ocasiones.

    Además, la App creada para esta consulta no funcionó durante gran parte de la jornada de votación, lo que posibilitó que la misma persona participara varias veces en una consulta que aspira a reunir máximo un millón de sufragios.

    En el arranque de la jornada, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador emitió su voto en la consulta por la que se decide si continúan o no las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, y pidió a los ciudadanos que no tengan "miedo" a las repercusiones económicas que pueda haber.

    "Que todos los ciudadanos decidamos sin temor, sin miedo; no hay nada que temer", dijo el izquierdista antes de emitir su voto en el sur de Ciudad de México, poco después de que abrieran las 1,073 mesas que se han dispuesto en 538 municipios del país para la cita.

    Desde el jueves y hasta el próximo domingo, los ciudadanos están llamados a decidir si prefieren que sigan las obras del NAIM en el municipio de Texcoco o bien que estas se cancelen y se siga operando con el aeropuerto capitalino actual, que combinaría sus tareas con el de Toluca y con la base aérea de Santa Lucía, ahora militar.

    El presidente electo, quien asumirá el poder el 1 de diciembre, lamentó que haya medios que estén difundiendo que, en el caso de que se decida cancelar el NAIM -con un avance que ronda el 30%-, habrá "incertidumbre" que afectará a la economía, así como "devaluación" del peso.

    "Los mexicanos quieren que haya legalidad, honestidad, limpieza, democracia; son los que tienen intereses creados los que no quieren democracia, no quieren el cambio", dijo el líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), a quien le esperaban decenas de periodistas en la mesa de votación.

    Continuó señalando que en su gobierno "se acabó la corrupción", y aseguró que después de que terminen las jornadas de votación "se va a respetar la voluntad de todos los ciudadanos".

    López Obrador ha sido muy crítico con el NAIM y la cancelación de la obra fue una de sus banderas de campaña; sin embargo, moderó su posición y anunció que, como presidente electo, sería el pueblo quien decidiría el futuro de la obra insignia del gobierno de Enrique Peña Nieto.

    El político volvió a defender su postura y aseveró que "es mejor la decisión de miles de millones que la de un solo hombre", aun cuando sus críticos insistan en que se trata de una decisión sobre bases técnicas que desconoce el millón de ciudadanos que votará.

    Tras su mensaje, López Obrador se acercó a la mesa de votación y depositó su papeleta en la urna. "¿Quieren saber por quién voté? Por la democracia?", sentenció al asegurar que dejó la boleta en blanco.