Lo que parecía un simple resfriado era una sinusitis crónica