Las propuestas A, B y C: lo que está en juego