Inmigración

Inmigración

Padre de niña migrante muerta contradice versión de la administración Trump

El Departamento de Seguridad Nacional anunció una investigación sobre el fallecimiento.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Revelan últimas horas de vida de la niña migrante

    El padre de la niña migrante fallecida se reunió con el cónsul de Guatemala y aseguró que le dio comida a la pequeña. (Publicado sábado 15 de diciembre de 2018)

    Los abogados de la familia de la niña guatemalteca de 7 años que murió mientras estaba bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) aseguran que no sufrió falta de comida o agua antes de ser recogida por las autoridades.

    Esta afirmación contradice lo publicado por los funcionarios de EEUU, quienes dijeron que la niña no había comido ni bebido nada durante días.

    Funcionarios de la Patrulla Fronteriza no hicieron comentarios de inmediato el sábado.

    Jakelin Caal y su padre fueron detenidos el 6 de diciembre cerca de Lordsburg, Nuevo México, por agentes de la Patrulla Fronteriza. Unas siete horas después, subieron a la niña en un autobús hasta la estación de la Patrulla Fronteriza más cercana, pero pronto comenzó a vomitar.

    Al final del viaje de dos horas, ella había dejado de respirar. Al sufrir un shock aparente y deshidratación, el personal de emergencia revivió a la niña que fue trasladada en avión a un hospital de El Paso, donde luego murió.

    Lo que se desarrolló en esas ocho horas, debido a que la condición de Jakelin se deterioró pero supuestamente pasó inadvertida para los agentes y tal vez para su padre, ahora es objeto de una investigación interna en el Departamento de Seguridad Nacional.

    Los demócratas del Congreso están prometiendo una investigación propia. "Estoy desconsolado por la muerte de esta niña", dijo el viernes el senador Tom Udall, demócrata por Nueva York. "No necesitamos nada más que una investigación completa sobre esta tragedia".

    El representante de Ben Ray Luján, de Nuevo México, dijo: "Me uniré a mis colegas del Congreso para pedirle a esta administración que responda sobre cómo murió una niña pequeña bajo la custodia de CBP".

    Una investigación debería ser lo mínimo, dijo Allegra Love, directora ejecutiva del Proyecto Santa Fe Dreamers. El país debe reconocer "cómo nuestras políticas que penalizan la migración de refugiados contribuyen a estas tragedias", dijo Love el viernes.

    Por su parte, un portavoz de la Casa Blanca dijo que la muerte de la niña fue una "situación trágica" y agregó que la administración no era culpable, según informó el Washington Post.

    ¿Iba la administración a "asumir alguna responsabilidad por la muerte de la niña?", le preguntó un periodista al portavoz de la Casa Blanca, Hogan Gidley. “¿Asumir el gobierno la responsabilidad de un padre que lleve a un niño en una caminata por México para llegar a este país? No, "respondió Gidley.

    La muerte fue "100 por ciento prevenible", agregó el portavoz, quien pidió una acción en el Congreso para detener los cruces fronterizos ilegales.

    Una declaración de los abogados de la familia indica que su padre, Nery Gilberto Caal Cuz, de 29 años, se aseguró de que la hija tuviera comida y agua mientras viajaban por México.